23 nov. 2017

Conocimiento, colapso medioambiental e irresponsabilidad colectiva.

En 1992, el futuro no parecía un buen lugar donde pasar el resto de nuestras vidas. La disminución de la disponibilidad de agua dulce, la insostenibilidad de las pesquerías marinas, las zonas muertas oceánicas, las pérdidas forestales, las amenazas a la biodiversidad, el cambio climático y el crecimiento de la población… Todo parecían malas noticias.
Por eso, un grupo de 1700 científicos (incluidos casi todos los premios Nobel vivos) lanzaron una advertencia drástica: el impacto medioambiental de la humanidad está poniendo “en serio peligro el futuro que queremos para la sociedad humana”. Ahora, 25 años después, más de 15.000 científicos se han reunido para avisarnos que casi todos los problemas han ido a peor.
Seguramente, el único parámetro que ha mejorado con respecto al año 92 es la recuperación de la capa de ozono. Un éxito internacional, pero uno poco aplicable al resto de problemas que tenemos: lo que acababa con el ozono era algo muy concreto, prescindir de ello era fácil y sustituirlo llegó a hacer que las empresas ganaran dinero. Nada que ver con el resto de problema. 
Por eso, no es de extrañar que, tras dos décadas de grandes esfuerzos internacionales, hayamos avanzado relativamente poco o hayamos empeorado. Un par de datos: se ha reducido un 26% el agua potable, han aumentado un 75% las zonas muertas en el océano y se han perdido casi 300 millones de acres de tierras forestales. Nos está quedando una Tierra preciosa.
25 años después, nos queda (casi) todo por hacer. Al menos, mientras el deterioro ecológico y climático de la Tierra nos lo permita. Por eso los científicos de la 'Segunda advertencia' han lanzado también algunas propuestas muy interesantes (y, algunas, contraintuitivas) que dibujan el camino a seguir.
Algunas cosas son bastante elementales controlar las actividades dañinas para el medioambiental o gestionar los recursos mejor que son cruciales para el bienestar humano. Pero otras actividades tienen un carácter más social y a menudo pasan desapercibidas. Hablo de cosas como estabilizar la población, reducir la pobreza y garantizar la igualdad de género. ¿Hará falta una tercera advertencia?
Fuente: https://www.xataka.com/ecologia-y-naturaleza/mas-de-15-000-cientificos-de-mas-de-184-paises-lanzan-una-advertencia-a-la-humanidad-el-futuro-esta-en-riesgo
Recientemente se ha publicado el libro "COLAPSO. CAPITALISMO TERMINAL, TRANSICIÓN ECOLÓGICA, ECOFASCISMO", del politólogo Carlos Taibo. Mira la presentación del autor en este breve vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=_yUJ5D-XS7k


CUESTIONES:
- A pesar del conocimiento ya consolidado y aceptado por la comunidad científica sobre el deterioro medioambiental en nuestro planeta, ¿por qué no hay reacciones en el campo social o político? En los apuntes hablábamos de la "instrumentalización" económica y política del conocimiento científico, pero ¿no se trata aquí de su negación, de una ignorancia irresponsable?
- Algunos científicos proponen como salida lo que se denomina el "solucionismo tecnológico", según el cual los graves problemas que genera el actual sistema económico se resolverían con el descubrimiento de nuevas tecnologías. Lee la entrevista a E. Morozov y expón tus argumentos a favor o en contra de esta alternativa.
- Analiza los argumentos de Carlos Taibo para sostener la posibilidad de un colapso del sistema económico actual. Y sus alternativas.

11 oct. 2017

Cuestiones de filosofía contemporánea.

A continuación podéis ver dos episodios del programa "Pienso, luego existo", de La2, dedicados a dos importantes pensadores actuales en nuestro país: Javier Sádaba y Jesús Mosterín. (Pincha los enlaces para ver los episodios).

Jesús Mosterín (Bilbao, 1941- Barcelona, 2017) fue un antropólogo, filósofo​ y matemático español cuyas aportaciones abarcan un amplio espectro del pensamiento contemporáneo. Sus reflexiones se sitúan con frecuencia en la frontera entre ciencia y filosofía y tienen la racionalidad como hilo conductor.

Javier Sádaba (Portugalete, Vizcaya, 28 de noviembre de 1940) fue durante muchos años Catedrático de Ética en la Universidad Autónoma de Madrid, mientras que actualmente, tras su jubilación, es catedrático honorario de dicha universidad. Ha sido profesor en diferentes universidades como Tübingen (Alemania), Columbia (Nueva York), Oxford y Cambridge (Reino Unido). Es miembro del Observatorio de Bioética y Derecho de la Universidad de Barcelona1​ y del Instituto de Ética Clínica Francisco Vallés.​ Ha trabajado también en filosofía de la religión y en filosofía lingüística y destacan sus aportaciones al campo de la bioética.


Marina Garcés: la filosofía frente a la crisis actual.

Entrevista a Marina Garcés en el programa "Para todos La2" sobre la tarea de la filosofía y nuestra responsabilidad como ciudadanos frente a la actual crisis social y política. En una entrevista, definía la filosofía como "el arte de interrogar y desplazar los límites".
Marina Garcés es profesora de filosofía en la Universidad de Zaragoza y ha publicado, entre otros, el libro "Un mundo común", donde reflexiona sobre el poder colectivo y su capacidad para transformar nuestras vidas.  Es también miembro del colectivo Espai en Blanc, al que ya hemos hecho referencia en algunas otras entradas y enlaces.
Quizás os guste leer su "Carta a mis estudiantes de filosofía".
O visitar su blog. O leer una entrevista que le realizó el diario El País: Marina Garcés: "La filosofía nace como arte callejero".


En el programa La aventura de aprender, también en La2, podéis encontrar otra entrevista en torno a su libro "Un mundo común":

5 jun. 2017

La disciplina del trabajo en las primeras décadas de la Dictadura.


Durante los primeras décadas de la dictadura franquista, la legislación laboral (el Fuero del Trabajo, inspirado en la del fascismo italiano), la represión gubernamental y la actuación de algunos empresarios, intentaron asegurar la disciplina y la obediencia de la clase obrera española. 
Una detallada normativa prohibió los sindicatos obreros (sólo se permitía el Sindicato Único, dependiente de Falange), el derecho de asociación y el de huelga, fijando durísimas sanciones para los transgresores. Los trabajadores y trabajadoras no podían participar colectivamente en la negociación de sus condiciones laborales, algo que era decidido por el Estado, los empresario (los "Jefes de Empresa"), y una Magistratura de Trabajo que favorecía casi siempre a éstos últimos. Sectores obreros tradicionalmente combativos, como el de la minería, fueron militarizados, aplicándose a todos los niveles de mando la estructura jerárquica militar.
Además, muchos empresarios colaboraron, en la postguerra, en la tarea de "depuración" en sus empresas de los obreros y obreras supuestamente desafectos a la dictadura (Orden de 17 agosto de 1937).  

La reacción de la frente a las primeras protestas fue de gran dureza: en la huelga general de la ría bilbaína de 1 de mayo de 1947, el gobernador civil ordenó el despido de todos los huelgistas y la concesión de un plazo de 10 días para pedir el reingreso en las empresas (tras ser investigados por la Jefatura de Policía); así como la pérdida de todos los derechos de antigüedad en las empresas de los trabajadores readmitidos. Paralelamente se practicaron detenciones masivas (en torno a 6.000 trabajadores) y se practicaron palizas y torturas a algunos de los detenidos. 


CUESTIONES:
Una sección de la legislación laboral de la dictadura fue la relativa a los contratos de trabajo. Para determinar qué actividades se excluyeron del derecho a un contrato, así como la normativa relativa a las mujeres casadas, consulta el siguiente enlace e intenta responder a las preguntas que vienen a continuación:

Decreto de 26  enero de 1944 por el que se aprueba el texto refundido del Libro I de la Ley de Contrato de Trabajo.

- En el art. 2 se señalan aquellas actividades que no están incluidas en la posibilidad de un contrato de trabajo. ¿Podrías enumerarlas?

- En el art. 11, equiparándola con los menores de edad, y en 58 (referido a la renumeración del trabajo), se particulariza el carácter del contrato para las mujeres casadas. ¿En qué consisten esas particularidades?

Para saber más:
Carme Molinero Y Pere Ysàs, Productores disciplinados: control y represión laboral durante el franquismo (1939-1958).

30 may. 2017

Bob Black: la abolición del trabajo

 "La abolición del trabajo" es un breve texto escrito por el anarquista estadounidense Bob Black. Este texto se inscribe en una tradición (que va desde Charles Fourier, pasando por Paul Lafargue o William Morris) crítica con el trabajo en el modo de producción capitalista. 
Pinchando este enlace puedes leer el texto completo.

Pero me gustaría, para esta tarea, que leyerais también la clarificadora reseña que escribió Layla Martínez sobre este texto. Pinchar aquí.






Cuestiones:
- ¿Qué valoración crítica hace la autora del texto de Bob Black?
- ¿Cuáles son las alternativas al actual modelo de trabajo según Bob Black?
- ¿Cuáles son las "tres balas" que según Layla Martínez dispara el autor en este texto?
-¿Cuál es tu valoración crítica?

23 may. 2017

Panrico: la huelga más larga en 40 años.

En los últimos años, a partir de la crisis económica de 2008, se han producido muchas huelgas de trabajadores y trabajadoras. Algunas, duras y largas como la lucha de los Transportes Metropolitanos de Barcelona por los dos días de descanso (2008), el conflicto de Coca-Cola en Fuenlabrada o la de las plantillas externalizadas de Telefònica-Movistar (2015), o los conflictos de Sintel, HP... Pero la más larga fue la que se inició en octubre de 2013 en la fàbrica de Panrico en Santa Perpètua de la Mogoda (Barcelona), y que se prolongaría 8 meses. Después de que la empresa planteara un nuevo ERE, que inicialmente iba a suponer la eliminación de 745 puestos de trabajo y rebajas salariales del 18%, en Santa Perpetua convocaron una huelga indefinida.
(Mira la noticia del inicio de la huelga en el diario El Mundo (30/09/2013).

 En este tiempo, se han producido enfrentamientos con la dirección; con compañeros de las otras fábricas, que han transportado bollería desde las otras plantas del Estado hasta Catalunya, y con los transportistas, que han intentado introducir los productos de la marca con camiones pintados o de Campofrío y que han intentado salir a toda costa, saltándose a los piquetes.
 Esta fábrica, levantada en los años 60 en pleno desarrollismo, fue vendida en 2001, junto con el resto de la empresa, a La Caixa. Desde entonces, la fábrica de los conocidos Donuts, ha sido manejada por dos fondos de inversión, primero Apax Partners y posteriormente Oaktree (que pretendían sanear la empresa para volverla a vender). Ambos han planteado una política del shock que comenzó con la venta de varias plantas, de una marca (Artiach) y siguió, ya con Oaktree, con un primer recorte en el que la plantilla aceptó rebajas de sueldo del 18%. Desde el inicio de la crisis, la ciudad de Santa Perpètua ha visto cerrar 200 empresas, en su mayoría industrias.
Sobre esta larga huelga, la más larga desde la Transición, dos periodistas, Isabel Benítez y Homera Rosetti, han publicado el libro Panrico: la vaga més llarga, que intenta recuperar algunos de los elementos clave a la hora de explicar las derrotas y las victorias en las luchas laborales. (Puedes leer el prólogo de este libro pinchando en el enlace):
No luchar es una derrota por sí misma, por lo que la movilización consciente y participativa es la única alternativa que tiene el movimiento obrero.
 
Entrevista a Trabajadores de PANRICO DONUTS en HUELGA INDEFINIDA / Barcelona, Polo industrial Sta. Perpetua. Realizada por Contraimagen TVPTS.

CUESTIONES:
- ¿Cuáles fueron los motivos que desencadenaron esta huelga? 
- ¿Qué papel han jugado los distintos sindicatos? ¿Y los representantes políticos? ¿Ha habido solidaridad de otros trabajadores y trabajadoras?
- ¿Cómo funciona un fondo de inversión?
-¿Por qué finalizó la huelga?

Neoliberalismo y educación


RESEÑA
Encarna Rodríguez, "Neoliberalismo, Educación y Género. Análisis crítico de la reforma educativa española", La Piqueta, Madrid, 2001, pp. 252.

Muchas profesoras y profesores que colaboraron, desde posturas democratizadoras y de innovación curricular, en el desarrollo inicial de la LOGSE, experimentaron posteriormente la involución de la reforma educativa en el contexto de la creciente tendencia neoliberal (económica y cultural), en nuestro país, con su tendencia a exaltar la racionalidad del mercado y del individuo. Con un cierto tono autobiográfico, y resaltando la categoría de género en sus análisis, las páginas de este libro nos ayudan a comprender el progresivo desencanto o frustración de muchos de estos enseñantes que participaron en la LOGSE. Así, describe cómo, desde finales de los años 80, el debate ideológico en torno a la defensa del currículo abierto fue sustituido por un Diseño Curricular Base (1989), reducido a una cuestión técnica que pronto desincentivaría la participación del profesorado; la pluralidad de perspectivas de los inicios se vio desplazada por el dogmatismo de la corriente psicológica constructivista; el papel activo del profesorado a través de su experiencia diaria en el aula fue sepultado por los nuevos saberes expertos y su nueva terminología; las primitivas tendencias democratizadoras fueron sustituidas por el progresivo reforzamiento de las estructuras formales (equipos directivos e inspección): la “calidad en la gestión” se fue alejando de la participación.
En esta nueva agenda neoliberal se apela constantemente a la eficiencia, a una “cultura empresarial” que se proyecta sobre el sector público y que se traduce en burocratización y privatización; los problemas de naturaleza social (como la diversidad escolar o la insatisfacción laboral) se disuelven en conflictos psicológicos; las prácticas de colaboración democráticas en la escuela, que incorporaban los debates ideológicos, los saberes y propuestas de los docentes, se despolitizan. De esta forma, esta despolitización obliga a los docentes a intentar resolver, en los estrechos límites de su aula, las contradicciones sociales que la escuela pretende ignorar; o lo que es lo mismo, desarrollar la irresoluble tarea de articular el cumplimiento acrítico de un currículo oficial de corte neoliberal con la creencia en las posibilidades democráticas de la escuela. Además, el profesorado se debe concentrar en crear “situaciones de aprendizaje” en los que el alumnado ideal (los hijos de las clases medias que pueden explotar el capital cultural que le proporciona su entorno social) desarrolle sus habilidades y capacidades individuales.
En el análisis de esta reforma la cuestión del género, la presencia y participación de las mujeres en el sector educativo, se hace fuertemente visible y contribuye a su politización, a entender otras formas de liderazgo y colaboración. El género (una construccion social inestable), junto a las diferencias de clase o raza, permitiría identificar otras fuentes sociales de desigualdad, contribuiría a radicalizar y democratizar nuestras instituciones; y a la vez, como señala la autora, es “una dimensión determinante de las dinámicas curriculares y la relación escuela-sociedad”.
José B. Seoane Cegarra.